Las líneas en la fotografía

Podemos encontrar líneas en cualquier parte de nuestras composiciones, pero éstas nos deben ayudar a dirigir la atención hacia donde nos interese y no, contribuir a desviarla. Estas líneas pueden ser sombras, cables, elementos alineados, un brazo que señala etc.
El uso de líneas es un recurso muy utilizado en fotografía. Son capaces de transmitir sensaciones muy distintas según la dirección que tengan.

Podemos clasificarlas en dos apartados diferentes: 

1.-Las que actúan de forma independiente: verticales, horizontales, quebradas, curvas y oblicuas.
 
Verticales: transmiten firmeza, elevación, elegancia, fuerza, robustez, espiritualidad. 































Horizontales. Transmiten sensaciones de estabilidad, calma o descanso.






Quebradas. Nos dan la sensación de: ruptura, eternidad, voluptuosidad.













Curvas. Trasmiten la sensación de movimiento, gracia, suavidad, voluptuosidad.


 



Oblicuas. Transmiten la sensación de inestabilidad, fuga, rapidez. Dirigen la mirada del espectador a través de la composición y crean la ilusión de un punto de fuga.


Ascendentes

















Descendentes















Nota importante, Si mantenemos el paralelismo entre cualquiera de las líneas anteriores contribuiremos a reforzar las cualidades de cada línea en particular.

2.-Las que combinándose forman una perspectiva. Las cónicas oblicuas y frontales.

La cónica frontal. La perspectiva tiene un solo punto de fuga al que se dirigen las líneas de profundidad del objeto
 
 

La cónica oblicua. El objeto a representar tiene dos puntos de fuga hacia donde se dirigen las aristas de éste.

 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada